Análisis de protectores de pantalla: Cristal, gel o plástico

Tiempo de lectura: 3 Minutos

Adquirir un protector de pantalla para iPhone es una apuesta segura para proteger tu dispositivoy que te dure más tiempo en buen estado.

Los smartphones y las tablets parece que se han convertido en nuestros objetos más preciados o por lo menos los objetos más preciados con los que salimos a la calle. La tendencia de los usuarios es protegerlos colocándoles una carcasa trasera o de libro para que si se caen aguanten el golpe sin quedar destrozados y tengamos que llevarlos a arreglar.

Lo peor que nos puede pasar es que compremos nuestro teléfono o tablet y que recién comprado se raye o se rompa la pantalla. Cambiarla supone un coste muy elevado por lo que usar protectores de pantalla para iPhone es una opción más que recomendable ya que nos quita el miedo y aporta seguridad a nuestros teléfonos y tablets. Lo bueno de utilizarlos es que nuestro teléfono viajará mucho más seguro a un coste muy bajo.

Parece una broma del destino o que la ley de Murphy viene a visitarnos porque nuestros teléfonos suelen tener la tendencia de caer al suelo, golpearse con nuestras llaves y acabar en una mesa con miguitas que acaban por estropearlos. Los protectores de pantalla para móviles nacieron precisamente para ello, para desafiar a a ley de Murphy. Incluso los propios fabricantes empezaron a dotar a sus teléfonos de unas funditas de plástico anti-rayones.

En pocos años han salido diferentes protectores de pantallas para iPhone; al principio solo los había de plástico, pero ahora también han surgido materiales como el cristal templado y el gel. Cada protector de pantalla móvil es un mundo y sirve para una serie de cosas y por eso, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre los protectores de pantalla de plástico, cristal templado y gel.

 

Los protectores de pantalla para iPhone que te salvan de un susto

Para analizar los protectores de pantalla para iPhone comenzaremos con el primero que salió que fue el protector de pantalla de plástico. Fue toda una revolución ya que cuando salió las pantallas de los teléfonos ya podían tener una oportunidad ante situaciones como ser guardadas con las llaves de casa o del coche en el mismo bolsillo. Los protectores de plástico son muy conocidos aunque poco a poco se van quedando atrás.
 


 

Protectores de plástico para iPhone

Los protectores de pantalla hechos con plástico son muy eficaces contra las rayaduras, pero contra los golpes poco pueden hacer. Además, son muy difíciles de colocar ya que siempre se hacen pequeñas burbujas que entorpecen la visibilidad de la pantalla. Su poca duración también es un inconveniente ya que se suelen desprender muy fácilmente debido a que cogen mucho polvo del ambiente.

Entre las ventajas se encuentra sobre todo su precio. Sin duda los protectores de pantalla que están hechos de plástico son los más baratos del mercado. Duran poco pero con lo que cuestan se pueden comprar varios e ir reponiéndose cada vez que se estropean. Dependiendo de lo que busque el propietario del teléfono pueden ser una buena opción para proteger la pantalla.
 

Protectores de gel

Los protectores de pantalla que utilizan el gel son otra de las opciones para proteger nuestro teléfono o tablet. Esta opción es poco conocida pero eficaz. Estos protectores de pantalla pueden salvar perfectamente a tu dispositivo de sufrir rayones (de la misma manera que lo podrían hacer los protectores de plástico) Además, estos protectores son buenos para los golpes.

Los protectores de gel combinan la eficiencia contra los rayones y contra las caídas. Un dato a tener en cuenta es que los protectores de pantalla para iPhone hechos de gel se pueden adaptar a cualquier dispositivo ya que no tienen una estructura fija como los demás. Se compra el gel y con este material se moldea el protector al dispositivo.

Muchos usuarios que han utilizado el protector de gel destacan que se nota una leve mejoría e el táctil con respecto al protector de cristal templado. También han reseñado dos defectos claros. El primero de ello es que nuestros dedos manchan este protector; es decir que al pasar el dedo por la pantalla deja una marca más visible que en cualquier otro protector de pantalla. Esto se debe al propio gel.

El segundo inconveniente es que este tipo de protectores de pantalla son algo desagradables al tacto.  Su aspecto grumoso hace que la sensación al tocar la pantalla no sea del todo buena. Estos protectores de pantalla son sin duda los menos conocidos y no se suelen vender en todos los establecimientos, mientras que los demás sí que se suelen vender prácticamente en cualquier tienda de telefonía móvil.

 

Protectores de cristal templado

Por último pasamos a los protectores de cristal templado. Son sin duda los protectores que más se están utilizando en la actualidad. Este tipo de protectores de pantalla ofrecen una buena eficacia contra arañazos pero también son bastante resistentes a los golpes, por eso son los protectores que más se conocen.

En términos de limpieza y transparencia, los cristales de vidrio siempre serán superiores al resto. Además, los protectores de vidrio estallan al alcanzar el límite de su resistencia librando así a la verdadera pantalla del estrés, cosa que no ocurre con los de plástico. Una vez roto el protector es muy sencillo de quitar aunque hay que tener cuidado porque, como su propio nombre indica, están hechos de cristal y si no se manipula con cautela puede hacernos daño.

Es cierto que los protectores de pantalla de cristal templado en ocasiones, si no están bien colocados, pueden dificultar el táctil de nuestros teléfonos y tablets. Es importante saber dónde comprar los protectores de pantalla porque su calidad puede variar y con ello la calidad que pueda ofrecer a nuestro telefoneo móvil.

Si se elige esta modalidad de protectores de pantalla hay que tener en cuenta también que este material puede deslumbrar, por lo que es recomendable escoger un protector de pantalla que sea en mate mejor que en brillo, ya que este protector en concreto ayuda mucho a eliminar esos deslumbramientos que restan calidad a las pantallas de nuestros móviles y tablets.

Pese a la existencia de los protectores de pantalla es importante tener cuidado a la hora de manejar nuestro teléfono o tablet ya que, aunque son muy efectivos y en ocasiones podemos decir que hacen hasta milagros, los protectores de pantalla no protegen nuestros dispositivos en su totalidad. Aunque llevemos los protectores de pantalla más resistentes, una caída puede llegar a provocar una vibración lo suficientemente grande como para que afecte a su interior.

Los impactos directos sobre la pantalla de nuestro dispositivo móvil pueden llegar a traspasar el cristal sin romperlo, trasmitiendo de esa manera la vibración a nuestro teléfono y llegando a afectarlo por dentro. Por eso es importante extremar la precaución si queremos que nuestro teléfono no acabe roto por fuera y por dentro.


 

Balance de los pros y los contras de los diferentes protectores de pantalla para iPhone

El protector de pantalla de plástico es claramente el más económico, por lo que sin duda es su punto más fuerte. Además evita que que las pantallas se rayen con el polvo, las llaves, diferentes objetos que se guardan en los bolsillos y demás elementos de la vida cotidiana. Para un uso normal su relación calidad-precio es bastante ajustada.

Los protectores de pantalla de plástico también tienen inconvenientes; entre ellos, y el más destacado, es que protegen de los rayones en la pantalla pero nada pueden hacer ante una caída. Además se despegan con mucha facilidad y les entra polvo porque se hacen bolsas de aire entre el protector y la pantalla.

Los protectores de pantalla hechos de gel son fuertes y resisten tanto a las rayaduras como a los golpes.  Otra de las ventajas es que se pueden adaptar fácilmente a cualquier tipo de pantalla ya que se pueden cortar a medida y proteger la totalidad de la superficie. Entre los inconvenientes está el tacto del protector ya que no es tan “limpio” como puede ser el del cristal templado y el plástico, dejando en ocasiones las marcas de los dedos.

Por último, si hablamos de los protectores de cristal templado entre sus ventajas encontramos la resistencia ante las rayaduras y los golpes y su fácil colocación. Combinados con una buena funda trasera nuestro teléfono estará muy seguro. También es mucho más difícil de despegar que un protector de plástico. Sin duda, el mayor inconveniente de este tipo de protectores de pantalla es que si se rompen y no se quitan con cuidado es muy fácil cortarse.

Dependiendo de los gustos y las necesidades del usuario se pueden elegir unos protectores de pantalla u otros. Lo que si que es importante es escoger un modelo de protector de pantalla que coincida con el dispositivo y que se adapte perfectamente a cada teléfono o tablet para que la seguridad sea mayor.

Aunque se utilices protectores de pantalla, fundas y carcasas; lo fundamental es tener cuidado con el uso del teléfono porque un mal golpe puede afectar a su funcionamiento interno y haer que a la hora de arreglarlo el precio de la reparación aumente considerablemente. No obstante, los protectores has salvado la vida a muchos teléfonos y han ahorrado sustos sus dueños por lo que no es conveniente renunciar a tener uno, sea del tipo que sea.